Luxación de Rótula (Inestabilidad Patelofemoral)

La luxación de rótula es una lesión traumática de la rodilla, es la luxación más frecuente en esa articulación, y consiste en que la rótula queda fuera e incongruente con su articulación con la tróclea femoral, su origen es traumático, se rompe el ligamento patelofemoral medial (MPFL) y su tratamiento consiste en volver a colocarla en su lugar, bajo sedación. Cuando se presenta una luxación de rótula, la probabilidad que se vuelva a luxar es del 50% aproximadamente, por ese motivo el tratamiento definitivo se deberá realizar desde el primer evento pero no de manera inmediata, primeramente se debe rehabilitar y disminuir el dolor y evaluar la inestabilidad residual junto con los factores que pudieran agravar la inestabilidad en cada paciente.

La inestabilidad patelofemoral es una lesión que consiste en que la rótula no encaja normalmente con el fémur y tiende a salirse de su lugar o a estar casi fuera de su lugar en todo momento, se considera una lesión crónica y de origen multifactorial, dentro de las causas pueden ser traumáticas (luxaciones recurrentes de rótula), congénitas (hipoplasia de tróclea femoral, hipoplasia de cóndilo femoral, rótula alta, etc) adquiridas, etc. Esto es más frecuente en mujeres ya que las rodillas suelen tener más valgo (rodillas en tijera o cruzadas) que los hombres.

El signo más importante es el signo de aprehensión, (“el paciente siente que se le va a salir de su lugar”), dolor en la cara interna de la rótula, evaluar antecedentes y complementar con estudios de imagen. (radiografías y resonancia de la rodilla).

El tratamiento definitivo consiste en reconstruir el MPFL mediante técnica artroscópica y mínima invasiva, con injerto propio del paciente (autólogo) o injerto de banco (heterólogo) y con un proceso de rehabilitación protocolario específico por 16 semanas.


Dr. Gerardo Lavalle Garcés

Traumatología  y Ortopedia

Cirugía de hombro y rodilla

Lesiones deportivas